El gato en obras

Hace tiempo ya que hay quien me decía: “deja de tener un blog negro, que nos vamos a quedar ciegos todos”. Más o menos, algo así.

Bueno, pues aquí está. Aprovechando un virus que me ha tenido en casa algunas tardes, el gato y yo hemos hecho obras y aquí os dejamos un blog que ahora es claro y diáfano como sólo a veces el cielo de esta ciudad. ¿Qué os parece? Espero aún hacerle algunos retoques e ir dejándolo más majo, pero por ahora, aquí está:  la nueva y nuclear versión de nosotros mismos.

He aprovechado la limpieza de primavera para retocar algunas cosas más. He puesto al día las páginas que explican todo el embrollo (por ahí abajo, a la izquierda), he acometido la periódicamente necesaria reorganización de links y he añadido un enlacillo a las cosas de flickr, para que veáis cuando subo fotos nuevas.

Además, y como novedad estrella, la foto del minino ha sido sustituida por el retrato que le hizo Gen. Él sigue igual de tranquilo, eso sí.

Y nada, eso, que aquí estamos, contentos como un gato con casa nueva.

Por lo de no tener que temer ya por vuestros ojos, sobre todo.

8 thoughts on “El gato en obras

Responder a Alba Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *