De qué va “yo”

Cuando no es fácil decir quién se es, se puede decir qué se hace. Yo estoy, “a cada momento, encantada de desconocerme”, que leí una vez, pero puedo contaros que tengo unos papeles que dicen que soy licenciada en periodismo  por la Universidad Complutense y en filosofía por la UNED; y que hice un máster en estudios árabes e islámicos contemporáneos en la Universidad Autónoma de Madrid. Allí sigo ahora, trabajando en una oficina mientras trabajo en mi tesis doctoral, en la que investigo acerca de la literatura de autores marroquíes y saharauis que escriben en castellano, intentando ponerla en relación con los procesos de colonización, descolonización y migración. Antes de eso , trabajé un par de años en la Agencia Efe con una beca: primero en la tormentosa sección de tribunales y luego como corresponsal en la delegación de Rabat, Marruecos, donde decidí luego quedarme como encargada de prensa del Instituto Cervantes. Al regreso, para seguir un poco allí, formé parte de la redacción y coordinación de AISH,  un medio online de información sobre los países árabes, y más concretamente, de sus revueltas y procesos de cambio.

Si tuviera que elegir hacer una sola cosa, me dedicaría a leer. Como por suerte nadie me ha pedido que tome esa drástica decisión, mantengo toda una corte de aficiones improductivas. De entre las que puede nombrar una chica decente, tomemos por ejemplo la de escribir: en 2008, gracias a las buenas artes de la editorial Hesperya, salió a la luz un libro de poemas que se llama “Soldado que huye“, y que por ahí anda, huye que te huye. En 2010, un montón de trabajo y un golpe de suerte permitieron que saliera a acompañarle en el camino un segundo poemario, “Los idiomas comunes“, al que por lo que se ve le fue estupendamente. En 2014, la editorial Libros de la Herida ha publicado mi tercer libro, “Las señales que hacemos en los mapas”, que obtuvo una Ayuda INJUVE a la Creación. Algunos poemas más viven también en los volúmenes colectivos El árbol talado que retoña: Homenaje a Marcos Ana (El páramo, 2009),  A pesar de todo. Poesía en Valdediós VII (Círculo cultural de Valdediós, 2009),  50 maneras de ser tu amante (Puntos suspensivos, 2010) y Tenían veinte años y estaban locos (La Bella Varsovia, 2011). Como editora, soy parte de los catálogos de las dos últimas ediciones del festival de poesía La Ciudad en LlamasTodos los fuegos Frondas de fuego. Por las mismas, sendos relatos con mi firma descansan en La edad del óxido. Antología de jóvenes narradores asturianos (Laria, 2009) y en Dos orillas, un mismo mar. Antología de narradores asturianos y cubanos (CICEES, 2006). Especial ilusión me hizo ver algunos textos traducidos al italiano en la antología bilingüe Canto e demolizione. 8 Poeti Spagnoli Contemporanei (Thauma Edizioni, 2013). También han sacado a pasear algunos versos de esa misma familia revistas como HesperyaBar SobiaNayaguaLa hamaca de lonaMordiscoMinotauro DigitalLunulaCuadernos HispanoamericanosPiedra de Molino o la serie online Ellas dicen del MLRS, así como lugares digitales que podréis encontrar con la ayuda de google 😉 Me dieron algún premio que no vale la pena recordar, y un par más que me hacen más ilusión: en 2007 La Voz + Joven de la Obra Social Caja Madrid, en 2010 el de Arte Joven La Latina (este último, con la serie “Eros y diablos”, que se puede leer aquí) y el Antonio Carvajal de Poesía Joven (gracias al cual se publicaron “Los idiomas comunes”), y en 2011 el Premio Nacional de Poesía Joven Miguel Hernández (por ese mismo libro).

En el campo del periodismo, he colaborado o colaboro también en medios como La Marea, Diagonal,  La MadejaSinPermisoAtlántica XXIILa ContraportadaClarínRebelión.

Cuando hay ocasión o alguien me lo pide, realizo traducciones del francés.

Algunas otras cosas las conté algunas veces que me preguntaron, y como no se dieron mal, por aquí las dejo: