My favourite place

Llego tarde, muy tarde, pero llego, a la nueva convocatoria que los efebecarios por el mundo, en virtual y lenta asamblea, nos autolanzamos para compartir, los unos con los otros y con quien pasara por allí, nuestro rincón en el mundo para 2010.

Si la última vez el leiv motiv había sido “el cielo de tu ciudad“, esta vez, sin bajar ni un grado el nivel de cursilería, nos retamos a un nuevo temazo: “tu sitio favorito” 😉  En realidad, el compromiso era haberlo hecho, ejem, el fin de semana pasado, así que a lo largo de ya casi diez días han ido desfilando por los blogs de mis compas todo tipo de favourite places: escondites secretos, barrios ajetreados, callejas indistinguibles. Lugares que no se pueden fotografiar y hasta, en un caso, la propia casa -y no precisamente por un espíritu tranquilo…-

Yo no me acordé hasta hoy de sacar en el bolso la cámara para retratar mi lugar favorito.

Pero desde el primer momento supe cuál iba a escoger. (más…)

Leer Más

Otra hermosa no noticia

PRÓLOGO:

Imagináos un médico que tras cada curación dijera: “bueno, ya está hecho, este hombre va a morir”. Un arquitecto que rubricara sus tejados gritando: “¡venga, listo para caerse!”. Un profesor de matemáticas satisfecho con enseñar a sus alumnos tablas erróneas de multiplicar.

Hay un oficio, sin embargo, supuestamente recopilador de las palabras que cuentan con verdad, en el que cotidianamente se pide a la conciencia acabar la jornada diciendo:  “ummmm, esto no era exactamente así, así que seguramente lo he hecho bien”.

No me malinterpreten, no estoy quejándome, que diría el otro. No me digan que esas son las reglas del juego, no me las expliquen, sobre todo no me las expliquen otra vez, por favor, que ya las entendí -en fin, no son tan complicadas-.

Lo que pasa es que, ¿sabéis que pienso? Que hay dos oficios distintos, muy distintos, a los que erróneamente se les da el mismo nombre, ese que tenemos que poner los de mi oficina en la casilla “profesión” de los formularios. Uno es ese que tiene más de activista y de orfebre y de hilador y de enfermero y de estudiante y de cartero que separa con cuidado las cartas de los presos para llevarlas antes. El otro, aquel que se parece más al de publicista y al de pregonero y al de comerciante y al de emisario del rey. Sin acritud, sin acritud: simplemente digo que son cosas distintas. Se me ocurre que igual el problema, ya os digo, pueda ser que por ahora, por un error parecido a los que cometen los biólogos cuando tardan en diferenciar con nombres latinos dos ramas de una especie que la evolución ya diferenció hace siglos, se siguen llamando igual. (Para más sobre estas preocupaciones, leí estos días un artículo que, una vez más…)

Eso: que se siguen llamando igual, y los principiantes como yo corremos el riesgo de equivocarnos. Y postular para uno cuando pretendíamos postular para el otro.

Como si uno quisiera ser justiciero y se hiciera juez. Como si uno quisiera ser maestro y se viera de pronto investido contramaestre.

(FIN DEL PRÓLOGO)

(más…)

Leer Más

Otra de esas de “por si os pilla por allí”

Me llega por nosécuántas vías la información de una cosilla que se va a hacer por esos sures, y no me resisto a ponerlo por aquí.

Entre otras cosas, porque me permite hablaros de un espacio del que ya tenía ganas: La Casa con Libros, que debería ser desde ya vuestra posada cada vez que os acerquéis a Granada. Entrad en su web que es en sí misma un cuarto, entrad, y entrad también en su blog que es una biblioteca o más bien un librero o más bien un trovador, y luego apuntar. Aun si no vais a pasar por allí, leer cómo cuentan la casa es un viaje en sí mismo. Y luego apuntadla bien en vuestras agendas, porque un día iréis, y entonces, tenéis que recordar de mi parte fijaros bien en todos esos recuerdos de momentos preciosos que se nos han ido quedando a unos y otros colgando de las galerías.

Sin más, os dejo aquí la convocatoria que hacen esta vez. Eso, “por si os pilla por allí”. O sin más, porque eso, porque es un placer.

(más…)

Leer Más

No se puede confiar en las nubes de ceniza

Por eso, ya estoy de vuelta en Rabat.

Ahora, disfruto de leer los libros que me traje, y de tener más fuerza y alegría que antes.

Gracias, gente. Tan poco tiempo y sin embargo tantas cosas -como siempre-. Qué suerte tengo.

LA CONVERSACIÓN DISCURRE ENTRE AMABLES MUESTRAS DE AMISTAD
y optimismo
a pesar de la innumerable lista de desaprensivos chivatos
y de la ausencia de desarrollo sostenible
a pesar de las en apariencia suaves circunstancias
y de la neurótica conversación entre semejantes
carente de importancia comparada con cualquier comentario
de uno de mis amigos
los que buscan con alegría los caminos desandados
los que colman de agua dulce el fondo del mar
los que llenan de materia
los espacios vacíos entre átomo y átomo
los que hacen de la poesía un acto cotidiano
y de la cotidianeidad
un verso esquivo con ansia de nudo-

aquellos que hacen de la vida un gesto de libertad
mientras otros se afanan en la destrucción del planeta
o en las bombas de racimo
o en la desaparición de los pueblos
o en el exterminio de las luces
o en el suicidio colectivo-

la conversación discurre entre guiños de mutua confianza
y cariño
así sea por siempre
sagrada la amistad-

(De Pedro del Pozo, en “Distancias”, recién salido de los hornos de las imprentas de Baile del Sol, esperándoos en las librerías para endulzaros las luchas)

(más…)

Leer Más

El peligro de la historia única

La bruja, que anduvo por aquí, me enseñó una página muy interesante, una especie de caja de regalos donde hay un montón de gente contando -muy bien- otras tantas cosas que valen la pena. Ella me mostró una en la que un indio muy dulce hablaba de cómo los mitos que nutren nuestra imaginación configuran las sociedades y sus maneras de hacer.

Hoy, por una casualidad de esas, vi en un blog que sigo otra referencia a esa misma página. En este caso se trataba de una conferencia sobre algo que me importa y preocupa mucho, que me da mucho que pensar: lo que ella llama “el peligro de la historia única”.

Para acompañarla, un poema que cuelga en mi pared desde que me lo traje de Granada, y que se ha convertido en, por así decirlo, mi libro de estilo.

(Para que no se os pase: tenéis subtítulos en castellano clicando en la pestañita de bajo la imagen y buscándolos). (más…)

Leer Más

Este sábado, versos traficantes

Otra vez cosas de agenda, por si a alguien le apetece: este fin de semana andaré por Madrid, dedicando un rato a eso de los versos, orgullosísima y contenta de estar acompañada de esos dos tremendos poetas que son Pedro del PozoMiriam Reyes.

Será el sábado 17,  a las 19h, en la librería Traficantes de Sueños, por Lavapiés (c/ Embajadores, 35, para ser exactos), dentro de la programación del Centro Permanente de Poesía Crítica y su ciclo “Poesía que no cede a la hipnosis”.

A mí ya me tenéis muy vista, pero para que os animéis, aquí os dejo un poema de Pedro y otro de Miriam.

¿Nos vemos por allí? Luego cuento por vosotros para aprovechar mi ratito fugaz por la madre patria compartiendo ese nunca suficientemente alabado placer de tomar cerveza al sol 😉

centro_permanente_de_poesia_critica_large.jpg

(más…)

Leer Más

Hissa Hilal, “princesa de los poetas” (del millón de dirhams)

Hace unos meses encontré en Jeune Afrique un artículo que me llamó la atención. Se llamaba “Una gota de poesía en un mundo de salafismo”, y decía algo así:

¿La poesía es un arma? Sí, y para convencerse basta con ver un programa de la televisión pública de Abu Dabi llamado “El poeta del millón”. El programa consiste en duelos oratorios en la lengua dialectal del Golfo, en el estilo conocido bajo el nombre de poesía “nabati”, muy apreciado tanto por los beduinos como por los urbanitas por ser muy accesible.

Me hizo gracia y me puse a investigar. Así, averigüé que se trataba, efectivamente, de una especie de Operación Triunfo del verso, con la delirante estética que vemos siempre en las fotos de los Emiratos, y dedicada a promocionar sin embargo un género arcaico de poesía en lengua clásica.  Ese tipo tan desconcertante de cóctel de antiimperialismo de espectáculo que los árabes preparan con maestría.

Total: que me parecía suficientemente pintoresco, y quise poner algo por aquí. Pero no era fácil encontrar información,  y la tarea me requería un tiempo de recopilar y traducir que, supongo, me pareció excesivo. Vamos, que lo dejé correr. Seguí un poco cómo avanzaba la cosa cuando a los periódicos marroquíes les daba por contar algo, y poco más.

Pero ahora eso ha cambiado. Ahora sí que vale la pena echarle el rato, ya no es una mera curiosidad. (más…)

Leer Más

No se puede estar en todas partes…

…y a veces eso es una lata.

Ahora, por ejemplo. Porque en los próximos días, el festival Cosmopoética, en Córdoba, acogerá a algunos buenos amigos a los que me encantaría tener ocasión -una vez más- de ver ofreciendo sus cosas.

Así que aquí os cuento, por si a vosotros os pilla más cerca…

Por un lado, el próximo jueves, día 8, la compañía de poesía La Palabra Itinerante participará en el festival con su “Todo se entiende sólo a medias“, dentro del ciclo Palabra en Escena. Como ya se ha dicho por aquí en anteriores ocasiones, es para no perdérselo, ese derroche de poesía, música, buena gente, cuestionamiento y emoción.

Será en la sala Orive, a las 21h.

Y en esa misma sala, cosa de una semana más tarde (para ser exactos, el viernes 16 a las 20.30h), estará Alba González Sanz haciendo de las suyas con otro puñado de poetas jóvenes. Ella no se prodiga mucho en recitales, así que os aconsejo que aprovechéis la ocasión 😉

Para ir abriendo boca, aquí os dejo un poema de Miguel Ángel García Argüez incluido en “Todo se entiende sólo a medias”, y uno del libro casi-ya-no-inédito de Alba “La urbanidad del ladrón”.

¡Quién tuviera el don de la ubicuidad -como mínimo-! (más…)

Leer Más