Cartas que desearía recibir ahora que todo el mundo hace balance del año (IV y fin)

De usted cuyas cartas llegan, con todo el optimismo y la dulzura de las líneas, con promesas de primavera y de trenes, un poco naïf, un poco en verso. Sin remite. Con un sello del sur que huela a azahar o a naranja.

Seré las uvas fermentadas, embotelladas y servidas con la mesa puesta en mi mejor traje, como un perfecto caballero. Seré la salida de incendios atornillada al ladrillo viejo donde puedas sentarte y contemplar tu día. Seré las alas de agua que te salven si te empiezas a ahogar en una ventana abierta, cuando estés a punto de perder el juicio. Seré el fonógrafo que toca de nuevo tus discos favoritos mientras estás tumbada, a punto de dormirte. Seré los zapatos de plataforma y desharé lo que te hizo la genética: no tendrás que estirarte para mirarme a los ojos. Seré tu abrigo de invierno, abotonado y con la cremallera hasta la garganta, con el cuello subido para que no te resfríes…

Quiero llevarte lejos de los cínicos de esta ciudad y besarte en la boca. Liberaremos nuestros cuerpos de las ataduras de este escenario, fundaremos una colonia completamente nueva donde todo cambiará. Nos daremos nuevos nombres (borradas las identidades), el sol golpeará el suelo bajo nuestros pies desnudos en esta colonia completamente nueva… 

Con mil, el deseo se cumple I

One thought on “Cartas que desearía recibir ahora que todo el mundo hace balance del año (IV y fin)

Responder a Santiago Bertault Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *