La cama

Volver a casa también significa cargar el hatillo con los libros y los discos que no llegan a Madrid…

Nun queríes pensar. Nun te gusta. Per momentos tas tan convencida de la seguridá de la to intelixencia que tarreces tener que reconocer dientro de ti que les decisiones que fuisti garrando por inercia nun fueron más qu’una sucesión d’enquivocaciones intuitives. Y, con too y con ello, davezu sospeches que parte del to problema ye la carga d’intensidá cola que valores cada palabra que dices y cada situación na que te mueves, hasta’l puntu de desvirtuar la normalidá de la so naturaleza. Asina quixieres que too trescendiere penriba del bien y del mal. Y asina sientes que, ensin garrar nenguna determinación correcta, vas amoriando y marcando una distancia qu’inclusive t’aparta de lo que desees de ti. 

(“La cama”, Vanessa Gutiérrez)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *