Hay tantas cosas…

Efectivamente: hay leyes, hay exámenes, hay guardias civiles a espuertas, hay funcionarios que están muy de lunes, hay salas de prensa pensadas para el suicidio colectivo, hay abogados que no aparecen y suspensiones de juicios, hay los prontos del Wyoming, hay seis temas que no me sé, y horarios y dinero y trabajos que quieren quitarnos el alma… pero con un poco de estilo y un poco de ayuda se lleva hasta medio bien.

Hay tantas cosas, yo sólo preciso dos… Y como a todos nos consta que guitarra no tengo, se admiten apuestas 😉

(Me voy a ir a una isla desierta y voy a domesticar a un mono. La llamaré Albanta y las semanas tendrán un número variable de días. Y sólo le diré dónde está a quién me dé la gana.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *