Hablar en público

Siempre lo supe pero nunca había localizado las razones: por qué las mujeres que hablan muy bien en público tienen en general más fuerza que los hombres que hablan muy bien en público. Voilà:

Escucha a una mujer hablando en una asamblea (si no ha perdido el aliento dolorosamente): no “habla”, lanza al aire su cuerpo tembloroso, se suelta, vuela, toda ella se convierte en su voz, sostiene vitalmente la “lógica” de su discurso con su propio cuerpo; su carne dice la verdad. Se expone. En realidad, materializa carnalmente lo que piensa, lo expresa con su cuerpo. En cierto modo, inscribe lo que dice, porque no niega a la pulsión su parte indisciplinable, ni a la palabra su parte apasionada. Su discurso, incluso “teórico” o político, nunca es sencillo ni lineal, ni “objetivado” generalizado: la mujer arrastra su historia en la historia.

(“La risa de la medusa”, Hélène Cixous)

(más…)

Leer Más

Flashbacks

Pasando el fin de semana en la primera casa que llevó tal nombre para mí, miro desde la cama de mi infancia las paredes en las que a lo largo de años fui pegando fotos, postales. palabras. Es curioso ver como de lejos todo eso que en algún momento representó una vida. Entonces me encuentro, en una esquina casi junto a la ventana, un papel pequeño, verde, que en letras rojas y gastadas dice:

Si no es verdad, bueno o necesario… mejor olvídalo.

Ya veis. Hubo un tiempo en que en efecto ya lo sabía todo. Fue sólo luego que lo olvidé. Pero no tendría que ser muy difícil volver a alcanzarlo. (más…)

Leer Más

Soldado que agradece

Pasada ya la celebración y hasta la resaca, en ruta norte la familia, recuperada la calma lo suficiente como para pensar… es momento de daros las gracias.

A los que estabais allí, a los que nos acompañabais telepáticamente, a los de las llamadas inesperadas y los mensajes imprescindibles, a los de las cervezas y a los del margarita… é tutti cuanti. Al final uno las cosas las hace sólo por el placer de vuestra compañía.

Y como la calma es el tiempo de las crónicas, aquí tenéis la de Alba.

Yo no digo nada más que eso: gracias por venir 😉

(más…)

Leer Más

“Donde quieras. Realmente donde quieras. Lo primero que se te venga a la mente.”

Es una pregunta clásica: “si pudieras elegir cualquier lugar del mundo… ¿¿adónde te irías ahora mismo?? ¡Contesta rápido, lo primero que se te venga a la mente!”

Y uno responde según proceda. “A tu lado, amor”. “A la Conchinchina”. “A una playa de Cancún”.

Pues bueno. Casi casi. Lo creáis o no, existe al menos una situación posible en la que a uno le ponen delante una lista con treinta nombres. Los de treinta ciudades que sin duda se cuentan entre las más atractivas del planeta. Y le dicen: “elige”. (más…)

Leer Más