Cartas que desearía recibir ahora que todo el mundo hace balance del año (II)

De parte de los tres desaparecidos sin huellas, y del desaparecido con aviso. Acompañadas, respectivamente, de tres disculpas y una sonrisa, a poder ser. Con sellos variados, más o menos así:

Mirando las golondrinas en el cielo, no se ven otras golondrinas al alcance de la mano: es cuando la estupidez gana por afano a la suerte, que nunca llega si la estamos esperando.

Cómo, cuándo y por qué son demasiadas preguntas para hacerle al destino: a veces estamos finos y otras veces nada que ver… 

…y vos, tan orgullosa, nunca me avisaste que tal vez fuiste mía aquel verano… 

Si lo coges, te lo puedes llevar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *