Nunca digas que te quedas…

Al final los nervios resolvieron para bien… Desde enero, la menda va aconvertirse en la reportera más dicharachera 😉

Y dado el proceso mental y real que precedió a tal desenlace, hoy puedo decir con más motivo que nunca aquello de

Cada vez que decido quedarme
ocurren
una tormenta un despropósito un olvido
un desamor; y vuelvo
a estar en los andenes de otra parte
con las maletas llenas
de ceniza

Aunque también es cierto, que, esta vez, a la huida la va a preceder un año seguro de Madrid, mucho Madrid, Madrid sin duda con ojos distintos….

Qué curioso.

Por lo demás, hoy confirmé algo que siempre dije: es mentira eso de que los verdaderos amigos se vean en los malos momentos, donde mejor se ve es en los buenos… Gracias por todos esos mensajes que me fueron alegrando la espera, por esas miradas a las listas incluso mientras yo dormía, por todos esos inmediatos “tía a dóndeeeee?”, por haber mantenido la fe que yo no tenía… por la alegría sincera, en definitiva :)

4 thoughts on “Nunca digas que te quedas…

  1. Laura! Me alegra encontrarte por la blogosfera y saber todo lo bien que te va. No sé si me recordarás, Coincidimos juntas en primero de Filosofía. Yo ya había terminado Periodismo.

    Ya leo que te marchas con las becas de EFE. Enhorabuena Laura! Te deseo toda la suerte del mundo! ¿Ya sabes el destino?

    Cuidaté. Besos

  2. Hola, José Ramón,Si tienes el texto registrado no tienes de qué preteuparoc. Además, no olvides que este tipo de editoriales vive de publicar a gente, no de publicar libros. Tus historias, sin nadie que pague por verlas publicadas, no les sirven.Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *