Momento fan

Tras meses hartándome de recomendar a todo cristo que se dejara de prejuicios pedantes (“yo un best-seller no lo leo por principios”) y hundiera la nariz entre las páginas de la tan traída y llevada trilogía Millenium, hoy me dan aviso de que busque en el último Babelia, que me voy a alegrar.

Así que, como redención por el post en defensa de Stieg Larsson que nunca me animo a escribir, os copio aquí un ratito de lo que dice Vargas Llosa.

(Eso, hala, ya os estoy oyendo, ahora ponéos a despotricar, decid que de Vargas Llosa ni los buenos días, que ya os recuerdo yo La ciudad y los perros.)

¿A qué viene este preámbulo? A que acabo de pasar unas semanas, con todas mis defensas críticas de lector arrasadas por la fuerza ciclónica de una historia, leyendo los tres voluminosos tomos de Millennium, unas 2 mil100 páginas, la trilogía de Stieg Larsson, con la felicidad y la excitación febril con que de niño y adolescente leí la serie de Dumas sobre los mosqueteros o las novelas de Dickens y de Victor Hugo, preguntándome a cada vuelta de página “¿Y ahora qué, qué va a pasar?” y demorando la lectura por la angustia premonitoria de saber que aquella historia se iba a terminar pronto sumiéndome en la orfandad. ¿Qué mejor prueba que la novela es el género impuro por excelencia, el que nunca alcanzará la perfección que puede llegar a tener la poesía? Por eso es posible que una novela sea formalmente imperfecta, y, al mismo tiempo, excepcional. Comprendo que a millones de lectores en el mundo entero les haya ocurrido, les esté ocurriendo y les vaya a ocurrir lo mismo que a mí y sólo deploro que su autor, ese infortunado escribidor sueco, Stieg Larsson, se muriera antes de saber la fantástica hazaña narrativa que había realizado.

(para más razones, el artículo completo aquí)

[Y como a lo mejor sigo y seguiré sin escribir nada sobre Millenium, y no quiero quedarme con las ganas, aprovecho esta excusa para reivindicar que  esta obra es, también, una educación sentimental. Estoy harta de encontrar artículos sobre la bisexualidad de la señorita Salander y no haber oído todavía ni un comentario sobre la belleza y elegancia de las historias que el caballero Blomksvit va tejiendo con todas sus estupendas amadas, de una manera tan natural y tan implícita que ni siquiera fueron capaces de reflejarlo en la película (lo evidente es complicado de explicar en fotogramas limitados):

Entre ellas, es difícil no tener sueños eróticos con Mónica Figuerola, la policía atleta y giganta para la que hacer el amor es también un deporte, tal vez más divertido que los aerobics, pero no tanto como el jogging. Y qué decir de la directora de la revista Millennium, Erika Berger, siempre elegante, diestra, justa y sensata en todo lo que hace, los reportajes que encarga, los periodistas que promueve, los poderosos a los que se enfrenta, y los polvos que se empuja con su esposo y su amante, equitativamente. O de Susanne Linder, policía y pugilista, que dejó la profesión para combatir el crimen de manera más contundente y heterodoxa desde una empresa privada (…)

Eso. Que el dandy de moda es de los que me gustan a mí.

Y en esto también, no me caigáis en el prejuicio. Estamos hablando de más de lo que creeréis si lo seguís pensando como carne de best-seller.]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *