De González Catán, en colectivo…

Dice mi amigo Manu siempre que la noche antes de viajar es como la noche de Reyes. Ese no poder dormir de ilusión e incertidumbre, ese quedarse con un ojo abierto por ver si se pilla in fraganti a la magia del cuento. Porque no hay más cuento que una ciudad nueva, sus mitos sin abrir. Y más si es esta. Así que hoy dormiré mal, pero soñando mucho. Porque mañana, cada vez que me despierte de madrugada, tendré a mis pies el Atlántico.

Anda que no habremos imaginado veces esta ciudad. Y ahora me  esperan allí el piso naranja que la bruja tiene en Palermo, y sus librerías favoritas. Pienso pensar en Cortázar y en Borges, hasta en Maradona brindando por los futboleros. Me voy a encuentros, reencuentros y un río con nombre de mar. Sólo serán diez días, pero con el mismo cuerpo que diez eras.

Y al volver, seguro que todos los mapas habrán cambiado un poquito,  como siempre que se pisan tierras de ultramar :)

Podría cantar muchas cosas, pero me decido por esta, dibujando dieguitos y mafaldas. Al fin y al cabo, cuando alguien, hace muchos años, me dio los códigos para entenderla, ya empezó un poco, callado, este viaje…

One thought on “De González Catán, en colectivo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *