“Qué horror, hoy he hecho bien mi trabajo”

Hoy nos tocó pasar la mañana cumpliendo con esa abyecta función del oficio que es “entretener a todos haciendo mirar aquí mientras sabemos de sobra que lo que de verdad importa está pasando acullá”.

Y el amigo Proust me mira incriminador desde la mesilla, repitiendo:

“No digo que no, respondió Swann sorprendido. Lo que les reprocho a los periódicos es que nos hagan prestar atención todos los días a cosas insignificantes mientras que leemos dos o tres veces en nuestra vida los libros donde hay cosas esenciales. Desde el momento en que desgarramos febrilmente cada mañana la cinta del periódico, deberíamos cambiar las cosas y poner en el periódico, no sé, los… ¡’Pensamientos’, de Pascal! (acentuó la palabra con un tono de énfasis irónico para noparecer pedante). Y es en el volumen dorado que no abrimos más que una vez cada diez años”, añadió dando testimonio de ese desdén por las cosas munanas que aparentan ciertos hombres de mundo, “donde leeríamos que la reina de Grecia ha ido a Cannes o que la princesa de Léon ha dado un baile de disfraces. De este modo, la justa proporción se vería restablecida”. 

(M.Proust, “En busca del tiempo perdido”)

2 thoughts on ““Qué horror, hoy he hecho bien mi trabajo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *