Liz Norton

Antes de que Norton se acostara por primera vez con Pelletier, Morini ya había entrevisto esa posibilidad. No por la forma en que Pelletier se comportaba delante de Norton sino por el desasimiento de ésta, un desasimiento impreciso, que Baudelaire habría llamado spleen y que Nerval habría llamado melancolía, y que colocaba a la inglesa en una disposición excelente para comenzar una relación íntima con quien fuera.

(2666, Roberto Bolaño)

Ejem.  (más…)

Leer Más