La chica de los… mk2

Despegada, cacho apaátrida, por qué te vuelves a París cuando empiezan las vacaciones, qué oscuras razones te hacen no volver a casa.

Pues bien, dos.

La primera es que me quedan cuentas por ajustar con la ciudad y sus personajes. Me gusta ser la última del grupo en irse, la que apaga las luces revisando bien que no queda nada dentro. Me quedan fotos, dibujos, líneas, por encontrar. Y qué mejor que un verano para las venganzas emocionales.

La segunda es que encuento qué hacer. Y eso es lo que os cuento.  (más…)

Leer Más

Pushing daisies

Lo mejor de que pase el tiempo -y hablamos de ese tiempo del que se habla cuando se dice “el tiempo lo cura todo” o “sólo te hace falta tiempo”- es que, de pronto, en un salto dimensional entre febrero y junio –¿quién me ha robado el mes de abril?-, una puede otra vez escuchar todas las canciones, abrir todos los archivos.

Seguro que me entendéis.

Y entonces, en el arrebato de osadíade un descanso de estudio, descubre que no sólo puede volver a escuchar compusivamente a Joseph Arthur sin que se acabe el mundo, sino que es hasta posible abrir la carpeta prohibida, potencial caja de Pandora. Y ya puestos, dice: “media hora de pausa para comer, voy a empezar con una serie. Sí, con una de las que me grabó diciendo que eran sus favoritas. Venga, con un par, voy a ver el final del capítulo que dejamos a medias para decirnos que ya no más”. (más…)

Leer Más

La Luna en Botella

Es muy raro, muy muy raro, que yo abra un fwd. Algunas veces, no obstante, cuando el remitente me inspira confiaza y el asunto curiosidad, lo hago. Entonces es muy raro, muy muy raro, que llegue más allá de la primera línea de texto.

Hace falta, exactamente, algo tal que así:

Hola,

Estamos a punto e estrenar una película, LA LUNA EN BOTELLA, y (…)

Así, sí. Así, me recuesto y sigo: me gusta la gente con proyectos. (más…)

Leer Más