Puertollano, próxima estación…

Por maravillas de la técnica, puedo ir en el tren jugueteando con internet. Y el soniquete de la voz de lata (…Córdoba, próxima estación, Puertollano, próxima estación…) me hizo inevitablemente pensar en este poema. Aunque no quiera cantar un poema triste, porque, en efecto, baxemos al sur y buscábemos la lluz, y fo la lluz quien mos topó; pero, en mi caso, la luz que me encontró vuelve conmigo. Puerta de Atocha, próxima estación…

Baxé escontando la cabeza nos hombros de to

cola lluz clisando los güeyos,

to pelo mezclándose colo mio,

y eso fai que tenga más curves

la subida, Córdoba,

llonxana y sola,

les maletes llenes, vacía l’alma,

compartiendo asientu con un

cuerpu non conocíu, materia,

solo materia nuevo.

Esti ye’l tren más triste de la Historia de los homes

y nun me consuela sabeme l’únicu culpable.

Tu tamién vas subir sola,

iñando’l dolor, llamentando’l tiempu

perdíu, les tardes tontes de cine y tantos

otros momentos solo xustificables

por ser yo.

Atocha ye otru infiernu

non por esperáu menos dolorosu,

esti ye’l tren más triste de la Historia de los homes

y solo hai nueche y veo

que nun llega’l mio país,

que nun acaba de

llegar, porque lu dexé atrás pa siempre

y yá nun hai llar,

nin calor,

nin hores

perdíes

pensando qu’hai un requexín lluminosu

en mundu del que somos los amos.

Y yá dixi que nun me consuela

sabeme l’únicu culpable.

Tu tamién vas recorrer

Ronda, próxima estación

Bobadilla, próxima estación

Córdoba, próxima estación

Puertollano, próxima estación

Ciudad Real, próxima estación

Madrid Atocha

y vas tar pensando lo mesmo que yo,

pero nin eso mos va unir porque yá

nun hai país nin llar que mos una.

Yá se, mante, que voi ser un esiliáu

pa siempre, que m’autoespulsé del paraíso,

perru rabiosu que se muerde,

otru ánxel fieramente humanu víctima

d’esi ser absurdu que mos habita.

Sube’l tren hacia la tierra agora desconocío,

agora estraño,

porque quein marchó nun ye

quien vuelve (nunca ye

quien vuelve).

Buscábemos la lluz. Baxemos al sur y

buscábemos la lluz. Y fo la lluz quien

mos topó

abandonaos n’asientos individuales

subiendo hacia l’agua frío y nuevo.

Abandonaos. Tan abandonaos.

 

(Pablo Texón)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *