¡A desempaquetar!

Yo siempre he creído en los Reyes Magos. Hoy también, quiero decir. Aunque ya ni siquiera abra la misma puerta del mismo salón y aunque pensara que aquí a Francia, como buenos monarcas, no se iban ni a acercar, y ayer me tocara extrañar la cabalgata cuando nadie en la rue Mouffetard tenía pensado ir a acostarse pronto.

Reyes del noventaypoco

Creo porque cuando dejé de creer, empecé a creerme otros cuentos, y ya no hay año en el que los embalajes y cartones no me duren hasta las tantas la noche del cinco, en que los pensamientos y preparativos no empiecen allá por noviembre.

Porque se puede creer en los Reyes siendo el niño en la cola del trono o siendo la madre que corre a hacer las últimas compras. Por eso, para que desempaquetéis esta mañana, este poema de magias que se pasan de moda: porque en el hombre de la luna o en el hombre en la luna, pero hay que creer en algo.

Espero que os hayan traido un poco de carbón, porque sé que os lo merecéis y quiero seguir creyendo en que los Reyes son justos 😉

Yo aquí os dejo con los versos y me voy a arreglar corriendo, que me acaban de decir que en el hotel en que se quedan mis padres han parado sus Majestades….

LUNA PASADA DE MODA

(LUNE DEMODÉE, Claude Roy)

La luna es bella y grande esta noche

El viento del oeste en agosto es tibio y habla bajo

La luna casi redonda es una naranja clara

Se distingue muy bien al señor que la habita

Si uno se fija un momento el señor se mueve un poco

Pero si sabemos que no hay hombre en la luna

que es pura invención cuento para dormirse de pie

ya no hay nadie en la luna

sino sólo a luna

La verdadera luna con sus océanos sus canales sus cráteres

y su cara oculta a la que además no llega nada

la luna un poco enfadada de no ser ya interesante

buscando el nombre de aquel americano que caminaba por su corteza

Eso era nuevo Es muy viejo ahora

Pese a la vecindad de numerosas estrellas

y de galaxias con las que no se sabe que hacer

la luna se siente muy sola en el cielo de verano

Ya no existe el hombre de a luna

Ningún americano caminó sobre su suelo

La luna está pasada de moda Siempre lo estuvo

Pero esa gran naranja es bella por la noche

4 thoughts on “¡A desempaquetar!

  1. Sí, renegamos de las compras navideñas, del consumismo que impera estos días, del espíritu comercial que lo invade todo (vayas a donde vayas). Pero el día 6 de enero por la mañana, todos tenemos 5 años, aunque sea durante unos minutos.

    (Y presta, vaya si presta)

    1bico!

  2. ¡Qué jóvenes éramos, cuando éramos jóvenes!

    Supongo que tras la cámara uno con nombre de rey, aunque no mago (el rey, claro, el fotógrafo… por lo menos majo).

    Feliz Año

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *