3 thoughts on “Prólogo, desancle, silbido en la estación

  1. me encanta leerte, lo sabes.
    me apetece volver a abrazarte y que me cuentes,
    todo,
    o casi todo.

    a medias mejor, que es tu especialidad.

    espero que en este blog que ahora inaguras no dejes ni una tilde en el tintero,
    que abras tu mente y tu corazón a los cibernautas que seguro se pasarán frecuentemente por tu web para leerte, o para hacer que te leen mientras te recuerdan, como yo.

    lo que me encanta de ti es que sepas decir tanto con la mitad de mis palabras para decirte lo mismo: que estoy aquí, que no me olvides, que te quiero.

    cuídate parisina, y mantente abierta a todo.
    Semper apertus.
    Besos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *