photo_2015-09-22_11-29-23

ELECCIONES CATALANAS. DÍA 10 DE CAMPAÑA – ¿Pero y exactamente tú qué haces?

Llevamos diez días de crónicas y aún no sabéis a qué me dedico en realidad.

No os preocupéis. Les pasa hasta a mis amigos.

Una dice “jefa de prensa” y parece que debería llevar traje y tacones. Una dice “responsable de comunicación” y parece que tiene en sus manos el destino de España.

Pero siento decepcionaros: me temo que no.

Mi trabajo es una cosa mucho más pedestre. Tiene que ver con pasarse el día recibiendo llamadas, mensajes y whatsapps de periodistas que quieren algo de Pablo: una entrevista cuanto antes, unas declaraciones sobre tal o cual cosa ya de ya. Tiene que ver con pensar deprisa la urgencia y pertinencia reales de cada una de esas peticiones. Tiene que ver con llevar un excel muy disciplinado en el que las anotes todas, las clasifiques con un código neurótico de colores y vayas tratando de ordenarlas en una priorización que siempre duele a alguien (que siempre duele a muchos). Tiene que ver con convencer a la coordinadora del equipo de que es fundamental que te abra huecos en la agenda para las propuestas que brillan en verde en la tabla, o con asaltar al jefe por teléfono a una hora intempestiva para hacerle una pregunta que lo más seguro no le va a gustar. 

Tiene que ver, también, con resolver por ti misma todo lo que puedas resolver por ti misma. Pasarle las menos preguntas posibles, que sepa que cuando una le llega es porque es necesario que le llegue.

Nunca he tenido un trabajo en el que me fuera tan útil mi carácter obsesivo de tenerlo todo en mente. Nunca he tenido un trabajo en el que me resultara tan importante hacer ejercicios de respiración.

Tiene que ver, este trabajo, con organizar a la gente que hay detrás de las cámaras de foto y de vídeo al llegar a un lugar. La gente que hay detrás de las cámaras de foto y de vídeo no se caracteriza por la delicadeza de sus movimientos ni por el orden y concierto de su disposición en el espacio y el tiempo, así que tiene que ver con gritar como un basilisco. Mientras haces, por cierto, el equilibrismo mental de seguir sonriendo.

Porque también tiene que ver con llevarse bien con los periodistas. Tiene que ver con establecer una relación de confianza. Que sepan que estás ahí y que pueden creer lo que dices. Entender lo que necesitan. Que sepan que si puedes ayudarles, lo harás. Y que cuando no lo hagas, será porque de verdad no puedas.

Una puede, casi siempre, sentirse puente o sentirse alambrada. Yo intento concebir mi trabajo no como una valla de contención sino como una mediación, como un cauce que pueda ayudar a los periodistas a hacer su trabajo, a contar lo que ocurre (en la parte que nos toca). A veces se parece demasiado a lo contrario, claro: las agendas y las estrategias y las propias dinámicas de todo este enredo me tienen en la boca el “no” con mucha más frecuencia de lo que desearía. Pero este trabajo tiene que ver con una conversación de ida y vuelta en la que por un lado se trata de hacer entender a los periodistas quién somos; y por otro, hacer entender a los dirigentes políticos qué necesitan los medios (y qué necesitamos nosotros de ellos).

Escuché hace semanas una entrevista que hacían en la radio a varias personas que habían llevado diferentes gabinetes de prensa de políticos, en distintos momentos y situaciones. Me he dejado como regla de oro el consejo que daba una de ellas: “jamás mentir”. Cuando no sepas algo, di que no lo sabes. Cuando no puedas decirlo, sonríe y di que no lo puedes decir.

Si: este trabajo tiene todo que ver con que puedan creerte.

Es extraño a veces estar de este lado de la información. Ser quien supuestamente la tiene, quien supuestamente la distribuye. Sobre todo cuando una no puede, además, quitarse del corazón un profundo respeto por el derecho a informar y ser informado (que convive, eso sí,con una rabia grande por que lo más habitual no sea cuidar de ese derecho doble, sino medir el peso en oro de cada titular). Sabéis, o poco a poco vais viendo, que mi trabajo tiene que ver con intentar que los medios nos cuenten como queremos que nos cuenten. Es curioso, no os creáis, trabajar con una materia prima que en realidad no estás tocando, modelar a través de las manos de otros. Pero intento no olvidar cuánto me importa es que la gente pueda tener acceso a una información completa, saber los matices, tener los detalles.

Yo quiero un país en el que al presidente se le puedan hacer todas las preguntas.

Mi trabajo tiene que ver con hacer entender a los dirigentes políticos con los que trabajo que eso no es un peligro. Aunque a veces lo sea. Mi trabajo tiene que ver con pensar cómo queremos contarnos.

Por eso, mi trabajo tiene a veces que ver con abrirle la puerta de todo lo que hacemos a un periodista. Llevarle con nosotros todo el día, mimarle un poco, que se sienta en casa. Creo profundamente que mi trabajo tiene que ver con hacer que se nos vea como somos, porque cuando se nos ve como somos, aquí en Podemos, ganamos mil puntos. Eso los jefes no siempre lo ven así. Mi trabajo tiene que ver con que lo vean.

Cuando dije que sí a la propuesta de hacer este trabajo de nombre con el que no me siento cómoda, me asusté. Repasé los apuntes de la facultad y los manuales yanquis a ver si me daban alguna pista. No me sirvió de nada: los libros de texto están pensados para gabinetes de prensa del PP. Toda su ortodoxia no me ayuda. Mi trabajo tiene que ver con pensar cómo nos relacionamos con los medios en la nueva política.

No es nada fácil, pero es un reto hermoso.

¿Cómo hacer que una rueda de prensa no parezca una rueda de prensa? ¿Cómo hacer que un comunicado no suene a comunicado?

Me he empeñado en que mi trabajo tenga que ver con que los mails en los que cada noche mandamos la agenda del día siguiente sean bonitos y tengan algo de poesía. Me he empeñado en que mi trabajo tenga que ver con preguntarles a los periodistas cómo prefieren ellos que hagamos las cosas: con que se sientan a gusto y se lo pongamos fácil. Me he empeñado en que mi trabajo tenga que ver con que la relación con los medios no se entienda como un obligado castiguito, sino como una simbiosis de beneficio mutuo.

Tengo la suerte de que mi trabajo tenga que ver con pensar cada paso con la otra “responsable de prensa” de Pablo, una compañera excelente de quien aprendo todos los días. Tiene que ver con una asamblea permanente entre ambas para no tomar una sola ninguna decisión: porque cada decisión importa, y sola no se piensa bien. Esto seguramente no es así en otros sitios. Pero mi trabajo tiene que ver con inventármelo a cada rato.

Tiene que ver, mi trabajo, con ir a una con los compañeros que hacen este trabajo para los otros portavoces, para el Partido en general, para un territorio, o con los responsables de prensa de tus contrapartes. Siempre somos más de los que sería práctico, en todas partes. Tiene que ver con coordinarse con finura. Perdón si no siempre la diplomacia es tan buena como debería ser y tiene que ver con tensiones. Malditas prisas.

Este trabajo tiene todo que ver con correr mucho durante los actos públicos. De la mesa de prensa a la plataforma de cámaras al backstage a la escalerita del escenario por la que se te está escuernando un fotógrafo desobediente. (Por eso, no le contéis mi secreto a mis homólogas en otros partidos, resulta mucho más práctico llevar botas que tacones, que queréis que os diga 😉 ).

Tiene que ver con poner la oreja. 

Tiene que ver con saber lo que pasa dentro y lo que pasa fuera.

Tiene que ver con aguantar los golpes y seguir en pie.

Este trabajo tiene que ver con barrer la sala de las ruedas de prensa y colocar las sillas. Tiene que ver con llevar a Coleta Morada de los pelos al lugar donde están los periodistas y convencerle para que les cuente cosas off the record para que puedan hacer su trabajo con más facilidad. Tiene que ver con redactar muy deprisa una nota de prensa para contar las cosas como queremos contarlas antes de otros las cuenten de otra manera.

Y con pensar cómo quedará tal camisa delante de tal fondo, y con procurar que al entrevistado no le quede el sol de frente cuando tenga que hacer unas declaraciones en la calle, y con prever cómo van a resonar no sé qué palabras cuando queden impresas en un titular.

Mi trabajo tiene que ver con leer los periódicos temprano por la mañana y tarde por la noche y lanzar una alerta cuando sea necesario. Con hacer una llamada desagradable cuando a alguien se le ha ido de las manos un titular. Con saber a quien le pasas una información determinada. Con saber a quién tienes que llamar para limar una aspereza. Con saber con quién no hay nada que hacer.

Mi trabajo tiene que ver con acompañar al jefe a la tele, a la radio, a las entrevistas de papel. Con acordarme de encender la grabadora por lo que pueda pasar. Con darle palique al periodista si la entrevista se retrasa inevitablemente. Con tomar cafés con gente. Con organizar comidas de a dos o meriendas de a treinta. Con recordar lo previsto al principio de cada semana. Con afrontar el permanente desajuste de lo previsto. Con recalcular ruta deprisa.

Mi trabajo tienen que ver con hacer que los demás siempre piensen que todo va bien.

 

Mi trabajo es un trabajo desagradecido. Como el de los traductores, este es un trabajo de esos en los que el signo de que lo haces bien es que no se note.

Pero os voy a contar un secreto: estoy descubriendo que, contra todo pronóstico, me gusta este trabajo.

Al fin y al cabo, tiene todo que ver con las palabras. Al fin y al cabo, tiene todo que ver con las sonrisas. Al fin y al cabo, tiene todo que ver con conversar.

 

(La foto, una vez más, es de Dani Gago. Si me buscáis cual Wally veréis que este trabajo tiene que ver con desear ser más alta y más fuerte 😉 )

 

13 thoughts on “ELECCIONES CATALANAS. DÍA 10 DE CAMPAÑA – ¿Pero y exactamente tú qué haces?

  1. Me parece que explicas muy bien en que consiste tu trabajo. Es agotador y placentero, si piensas que lo que dice Pablo, es lo que te gustaria que pasara en este pais,pero acuérdate, de vez en cuando, que escuche a la calle, que conteste cuando le dicen que algo ha hecho mal, porque con humildad, le querremos mąs.😳

  2. Estimada cumpa.
    Soy una señora de 62, argentino-española, que vive en Puerto Pollensa, Islas Baleares y milita en Podemos desde que éramos 4 en las asambleas. He sido “Jefa” de Prensa por más de 30 años en mi país. Y en Podemos tuve esa responsabilidad a la que volveré en Marzo de 2016 cuando aterrice en la Roca nueva y definitivamente. Cuando arrecie todo el colapso que describes y que conozco bien, sería muy importante organizar un encuentro en algún lugar de España (Mallorca a tu disposición) entre quienes tenemos esta nueva reponsabilidad de hacer la Nueva Comunicación en la Nueva Política. Afetuosamente. Susana Mammini.

  3. Querida Jefa de Prensa,

    en primer lugar quiero agradecerte tu trabajo, que parece muy interesante aunque tambi’en muy estresante. Y sobre todo, muy importante. Honestamente, gracias. En segundo, quiero comentar que hay algo que echo bastante en falta en la estrategia de comunicaci’on de podemos: la falta total de comunicaci’on con Plaza Podemos.

    Yo suelo leer lo que ah’i se escribe, aunque jam’as he escrito. Supongo que como yo habr’a bastantes. Es cierto que una parte no despreciable de lo que se escribe son l’ineas breves e inconexas, a menudo dogm’aticas, completadas con enlaces a caricaturas o youtube, frecuentemente seguidas de insultos. Pero tambi’en es cierto que hay mucha gente debatiendo muy activamente de forma muy articulada las estrategias de podemos, cuestionando algunas de ellas, y haciendo propuestas.

    Es bastante factible poner a alguien que siquiera una vez a la semana haga un par de intervenciones en la plaza contestando a los hilos m’as populares. Soy consciente de que est’ais todos muy ocupados, todo el mundo est’a muy ocupado. T’u misma, y has escrito esta larga intervenci’on. Yo mismo, y escribo esta m’as breve respuesta. Es cuesti’on de prioridades. Tambi’en soy consciente de que la ciudadan’ia es m’as amplia que plaza podemos, pero la gente de ese foro son una parte importancia de la militancia. De hecho son seguramente la parte m’as importante de la militancia digital. Una rueda de masas de una hora al mes por alg’un miembro del consejo ciudadano (que son unos cuantos) no es algo excesivo. Hay unas 60 personas en el consejo ciudadano , interviniendo una persona cada semana tardar’ia m’as de un anio en repetir. Pedir menos de una hora al anio, incluso a gente muy ocupada, no es mucho. No es nada. Y ser’ia un gesto importante que ganar’ia bastante visibilidad. Adem’as, motivar’ia a la gente a pensar que la c’upula est’a en contacto directo con las bases. Algo que se repite sin muchas evidencias.

    En fin, solo una recomendaci’on… Un saludo, y sigue con el trabajo duro!

    Pablo

    PD: Disculpa la forma tan fea de las tildes y las enies! estoy usando un teclado americano y no recuerdo c’omo hacerlas correctamente!

    1. Estimado Pablo,
      ¡Muchas gracias por tu comentario! Es muy importante lo que señalas de Plaza Podemos. Hay tantos frentes abiertos que a veces algunos no van todo lo bien que deberían, pero hay que buscar soluciones. Todo el tema de web, redes y comunicación interna no entra dentro de mis tareas, pero se lo transmitiré a los compañeros que se encargan para que le den una vuelta a tus ideas.
      ¡Un abrazo y gracias!

  4. Hacía mucho tiempo que no te leía, aunque tengo otros post pendientes he empezado por este y ha sido un acierto.

    Es genial entender mejor lo que haces (que efectivamente no lo tenía muy claro) y además ver que todo ese esfuerzo lo haces con la ilusión y las ganas que te caracterizan.

    Un besazo guapa!

    1. Hoze!!! Qué alegría saber de ti, y más alegría qque te pases por este blog, y más todavía que te haya gustado el post. Sí, mantenemos la ilusión y la sonrisa auqnue sea agotador… 😀 Espero que tú también estés muy bien!
      Un abrazo muy grande!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *